La obra

Lysístrata (2.500 años no es nada)

Para encauzar escénicamente nuestro trabajo, hemos elegido LYSISTRATA, del comediógrafo griego Aristófanes, que subtitulamos “2.500 años no es nada”. Nadie mejor que él para ser nuestro guía, al tratarse del máximo representante de, permítannos la familiaridad, la poca vergüenza clásica.

A nadie se le escapa la increíble vigencia que siguen manteniendo las once obras que se han conservado de Aristófanes, a pesar de estar escritas en torno al año 400 a.C. Vigencia que conmueve y entristece a partes iguales: las guerras, la decadencia del sistema político, los intentos de relegar siempre a la mujer a un segundo plano, la lucha por imponer los intereses propios al bien común…

Pero no es esto lo que nos decidió a trabajar sobre su obra, sino el hecho de venir barruntando desde hace años la idea de que la comedia clásica griega tiene muchos puntos en común con las puesta en escena y los contendidos del carnaval gaditano actual. En ámbos casos, se trata de espectáculos concebidos para ser representados en un concurso anual. Los recursos dramáticos son asombrosamente parecidos: referencias a personajes cotidianos de la ciudad, a la actualidad, increpaciones directas al jurado y al público, alusiones a temas políticos y sociales de la actualidad, intervenciones directas de los asistentes, ausencia absoluta de la cuarta pared… La incongruencia de hacer un arte efímero con la voluntad de que sea perdurable por siglos. El cultismo a través de la vulgaridad y la irreverencia más extrema. El uso constante de canciones, del verso, y desde luego, de la palabra soez, las alusiones sexuales, los chistes obscenos, de la falta de pudor.

Tras estudiar con detenimiento los once textos conservados de Aristófanes, nos sentimos inclinadas por LYSÍSTRATA, justamente por el tema que trata, la guerra, la importancia de la mujer para construir un nuevo orden mundial, optimista, justo y solidario. Hemos introducido algunos pasajes de otra obra de Aristófanes, llamada LA PAZ, que a nuestro juicio debían estar en la función por su enorme brillantez y su actualidad. Pero en general, hemos respetado el texto íntegro de LYSÍSTRATA. Bueno, hemos respetado… a nuestra manera.

El espectador no va a ver una función más de LYSÍSTRATA. Va a vernos a Las Niñas de Cádiz haciendo la función LYSÍSTRATA. Doblando personajes, tanto femeninos como masculinos, añadiendo escenas de cosecha propia, sustituyendo el coro y el corifeo por dos personajes, el Viejo y la Vieja, que tienen una entidad y una historia propia. Van a escuchar cómo interpretamos con nuestras propias palabras las ideas de Aristófanes… No ha sido necesario actualizar nada, porque la obra de Aristófanes está tan viva que no era necesario. De hecho, algunas alusiones a acontecimientos de la época los hemos conservado porque funcionan perfectamente como metáfora de lo que está sucediendo ahora. Lo que realmente hace genuina a nuestra LYSÍSTRATA, es la conversión de muchos de sus textos en coplas carnavalescas: cuplés, pasodobles, romanceros, canciones populares… Y esta adaptación se ha hecho de una manera muy fluida, no ha sido necesario forzar nada en absoluto. Intuímos que porque tanto Aristófanes como el carnaval se nutren de la misma raíz, la expresión popular, que utiliza siempre los mismos códigos, los mismos giros, los mismos chistes…

Sinopsis

“Hace 2400 años el mundo estaba en guerra. Hoy, tanto tiempo después, el mundo sigue en guerra. El ser humano no aprende. Sorprende y entristece encontrarse con textos como LYSÍSTRATA, donde encontramos los mismos vicios, los mismos odios, la misma prepotencia, el mismo lamento de los débiles… Quizá sea porque nunca nos hayamos decidido a llevar a cabo el plan de la protagonista de esta historia: una huelga de sexo que no terminará hasta que los hombres firmen la paz. Humor, música, irreverencia, carnaval, pasión, libertad… Esta es la propuesta de LAS NIÑAS DE CÁDIZ para uno de los clásicos universales de la escena, que reinterpretamos desde nuestro particular punto de vista, sin prejuicios y llenas de entusiasmo”.

Aristofanes

Vivió durante la guerra del Peloponeso, época que coincide con el esplendor del imperio ateniense y su consecuente derrota a manos de Esparta. Sin embargo, también fue contemporáneo del resurgimiento de la hegemonía ateniense a comienzos del siglo IV a. C.

Leyendo a Aristófanes es posible hacerse una idea de las intensas discusiones ideológicas (políticas, filosóficas, económicas y literarias) en la Atenas de aquella época.

Su postura conservadora le llevó a defender la validez de los tradicionales mitos religiosos y se mostró reacio ante cualquier nueva doctrina filosófica. Especialmente conocida es su animadversión hacia Sócrates, a quien en su comedia Las nubes lo presenta como un demagogo dedicado a inculcar todo tipo de insensateces en las mentes de los jóvenes. En el terreno artístico tampoco se caracterizó por una actitud innovadora; consideraba el teatro de Eurípides como una degradación del teatro clásico.

Cartel

cartel Lysistra

Ficha técnica

Texto Aristofanes

Adaptación Ana Lopez Segovia

Dirección Ana Lopez Segovia

Ayudante de dirección Alicia Rodriguez

Elenco Alejandra López,Teresa Quintero, Rocío Segovia, Ana Lopez Segovia

Escenografía Juan Sebastian Dominguez Morillo

Vestuario Miguel Angel Milán

Iluminación Juanan Morales

Espacio sonoro Willy Sánchez de Coss

Fotografia y video Susana Martin

Una producción de Las Niñas de Cádiz

Fechas

  • ALFARO

    FESTIVAL DE CÓMICOS DE ALFARO

    16 Y 17 de Febrero de 2018.

    Entradas

  • MÁLAGA

    TEATRO ECHEGARAY

    12 Y 13 de Enero de 2018. ESTRENO dentro del Festival de Teatro de Málaga

    Entradas

  • CADIZ

    GRAN TEATRO FALLA

    Días 2 Y 3 de Marzo de 2018
    Entradas

  •  

progeneras
4
3
1